Historia del Wing Chun

Red Junk Opera Wooden Dummy

Los orígenes del Wing Chun

El Wing Chun (Primavera Eterna) es un estilo tradicional de Kung Fu creado hace más de 300 años. Sus raíces se encuentran al sur de China, en la región de Foshan, en Guangzhou. Si bien existen varias leyendas acerca de la creación del Wing Chun, ninguna ha podido ser verificada. Algunos estudios recientes apuntan a que su fundador fue un monje llamado Miu Shin, quien fusionó el estilo de Boxeo de la Serpiente (Ermei 12 zhuang) con la Grulla Blanca, un sistema más delicado que aprendió de Ng Mui.

La Rebelión Taiping y la Ópera del Barco Rojo

Aunque los orígenes del estilo sean ambiguos, hay constancia de su existencia a partir de mediados del siglo XIX, con la Compañía de Ópera del Barco Rojo.
En esa época tuvo lugar la Rebelión Taiping en la región china de Guangzhou. Fue un periodo de guerra civil en el país, en la cual la población del sur se alzó contra la dinastía Qing, perteneciente a la minoría étnica manchú, considerada por muchos como una fuerza invasora que había derrocado a la dinastía Ming. Al menos 20 millones de personas murieron durante uno de los peores conflictos bélicos en la historia del país. En ese periodo, se crearon sociedades secretas que conspiraban contra los Qing como, por ejemplo, la Sociedad del Cielo y la Tierra, quienes aseguraban que cinco de sus miembros eran los supervivientes del Templo Shaolin destruido por la dinastía invasora. Cabe destacar que una de las armas utilizadas por dicha sociedad se asemejaba bastante al Luk dim poon kwan o palo de seis puntas y media utilizado a día de hoy en la práctica del Wing Chun.

También se habla de dos hermanos de Guangzhou que fundaron la Sociedad de las Pequeñas Espadas, cuya sede estaba en el Ding Chun hall de Shanghai, y que podría ser el origen de los cuchillos Mariposa utilizados en la actualidad.

Durante este periodo, la Ópera del Barco Rojo viajaba por todo el país, entreteniendo a los ciudadanos con una combinación de baile, canto, acrobacias y artes marciales. Los disfraces, máscaras y pinturas faciales, junto con el estilo de vida nómada, eran el perfecto escondite para los revolucionarios, entre los cuales se encontraban los siguientes practicantes de Wing Chun: Wong Wah-bo, Dai Fa Min Kam, Yik Kam, Law Man Kung, Leung Yee Tai y Hung Gan Biu. A partir de ellos, nacieron varios linajes de Wing Chun, uno de los cuales fue el linaje Yip Man.

Leung Jan (El Rey del Wing Chun)

Leung Yee Tai y Wong Wah-bo traspasaron su amplio sistema a un conocido doctor de Foshan llamado Leung Jan. La reputación del Dr. Lueng Jan se extendió por todo el país, y muchos oponentes quisieron poner a prueba sus conocimientos de Kung Fu enfrentándose a él. Según cuentan, los derrotó a todos, ganándose así el título de “Rey del Wing Chun”.

Lueng Jan entrenó a sus hijos, Leung Tsun y Lueng Bik, además de a otros alumnos como Chan Wah Shun. Una vez retirado, se trasladó a la población de Gulao, donde se dedicó a enseñar un estilo diferente de Wing Chun al que llamó Pin Sun.

Yip Man

Chan Wah Shan, alumno de Leung Jan, continuó enseñando en Foshan, formando a un total de dieciséis alumnos, el último de los cuales fue Yip Man, un adolescente de familia acomodada que pudo costear los elevados honorarios que Chan Wah Shan solicitó. Chan Wah Shan le entrenó durante tres años, hasta que sufrió una apoplejía y tuvo que solicitar a su segundo estudiante, Ng Chung-sok, que continuase con el entrenamiento de Yip Man durante su enfermedad y tras su muerte.

A los dieciséis años, Yip Man se trasladó a Hong Kong para seguir con su formación; se dice que ahí conoció a Lueng Bik, del cual aprendió Kung Fu. Ocho años más tarde, regresó a Foshan y se hizo agente de policía; también empezó a enseñar Kung Fu a algunos de sus colegas, amigos y familiares, si bien nunca llegó a fundar una escuela ahí.

En 1949, Yip Man regresó a Hong Kong, donde pasó por algunas dificultades económicas que le llevaron a empezar a enseñar su estilo de Kung Fu de manera más abierta. Hasta el momento, el Wing Chun había sido un sistema secreto, transmitido entre miembros de la misma familia o amigos cercanos. Yip Man contó con numerosos alumnos, entre los que destaca un joven Bruce Lee, si bien Bruce aprendió la mayoría del Wing Chun que sabía de su Sihing o “hermano mayor”, Wong Shun Leung. Yip Man enseñó también a personas tan conocidas como Leung Sheung, Lok Yiu, Yiu Wan, Wong Shun Leung, Chu Shong-tin, William Chueng, Moy Yat, Lo Man Kam o Hawkins Cheung, entre otros.

Muchos de sus alumnos pusieron a prueba sus conocimientos en las Beimo o peleas celebradas en los tejados o callejones de Hong Kong, en las que se enfrentaban competidores de diferentes estilos. En ellas, el Wing Chun se labró la reputación de ser muy efectivo. Entre los practicantes de Wing Chun que se hicieron conocidos por ganar en este estilo de peleas figura Wong Shun Leung, quien utilizó gran parte de su experiencia en combate para mejorar su Kung Fu.